Biblioteca del IES Albarregas

Siguendo la huella del Lazarillo de Tormes

Posted on: junio 11, 2018

El martes 24 de abril fue el día elegido para visitar la localidad de Barcarrota. La visita era la actividad central del proyecto titulado “Siguiendo la huella del Lazarillo de Tormes” concedido por la Consejería de Educación y Empleo dentro del Programa Rutas culturales por Extremadura. Estaba dirigida a cincuenta alumnos de 3º de ESO B, C y D acompañados por tres profesoras del Departamento de Lengua castellana y Literatura: Gracia Barragán González, Mª Guadalupe Martín Sánchez y Margarita Caño Fernández.

El contenido de esta ruta cultural tenía un componente literario muy claro ya que Barcarrota fue la localidad donde apareció hace unos años  el conjunto denominado La Biblioteca de Barcarrota, diez libros fechados entre 1525 y 1554, además de un manuscrito del siglo XVI, que se encontraron ocultos tras una pared al hacer unas obras en un domicilio particular. Investigaciones posteriores señalan como propietario de la casa donde se encontró esta peculiar biblioteca a un tal Francisco de Peñaranda, un médico judío converso y natural de Llerena.

Así pues, el principal objetivo de la ruta era visitar la Biblioteca Municipal que cuenta con una copia del original conjunto descubierto en 1992 y cuya pieza más destacada es la edición de Medina del Campo de la novela picaresca por excelencia, El Lazarillo de Tormes. El hallazgo de este ejemplar único reveló la existencia, ignorada hasta ese momento, de una edición de esta obra hecha en 1554 en Medina del Campo, que venía a unirse a las ya conocidas de Amberes, Burgos y Alcalá de Henares.

Incluso pudimos manejar algunas reproducciones facsimilares

De entre los libros encontrados, cabe destacar, además de la mencionada  edición de La Vida del Lazarillo de Tormes,  impresa en Medina del Campo en 1554: el Libro de Alboraique, un tratado contra los conversos; un ejemplar único de la Oración de la Emparedada en portugués, oración condenada por la Inquisición por su cercanía a la superstición; una edición latina de la Lingua de Erasmo, de Erasmo de Rotterdam; dos tratados de quiromancia; un pequeño tratado sobre exorcismos; un manuscrito italiano de contenido sexual fechado en el siglo XVI y la llamada “nómina”. Estos libros se hallan incluidos dentro del conocido como “Índice de libros prohibidos”, catálogo de libros prohibidos que publicó en 1559 la Inquisición. Y verdaderamente el contenido de los libros explica los motivos de su ocultamiento. 

La “nómina” es un manuscrito con textos en espiral en anverso y reverso, de 11 cms. de diámetro. En su interior esconde un misterioso círculo que contiene la estrella de David y la palabra “tetregrámaton” (forma críptica de designar el nombre de Dios en hebreo).

Pero antes de visitar la biblioteca, realizamos una visita guiada a la localidad de Barcarrota. Tuvimos la suerte de contar con un guía excepcional, el encargado de la biblioteca, que nos recibió en el parque de la Constitución, amablemente nos contó todo tipo de curiosidades y nos condujo por los rincones más representativos de la localidad:

El peculiar monumento ecuestre (combina hierro y bronce) realizado por Luis Martínez Giraldo para homenajear al descubridor de Florida, Hernando de Soto.

La judería de casas blancas y calles estrechas con originales arcos.

Naturalmente pasamos también por la plaza donde se encuentra la casa del hallazgo.

La iglesia de Nuestra Señora de Soterraño, muestra del arte gótico que acoge la talla de la virgen de origen posiblemente gótico y un espléndido retablo barroco.

También pasamos por el castillo, construido en el siglo XIV sobre los vestigios de la ermita templaria de Santa María de la Sierra.

Desde sus alturas, pudimos contemplar unas espléndidas vistas de la localidad de Barcarrota y de las tierras que la circundan.

La visita terminó en la plaza de España con varias casas de estilo modernista y con la estatua más antigua erigida en España para conmemorar la conquista de España, dedicada, por supuesto, al conquistador Hernando de Soto.

Así ha contado su experiencia de un día memorable Paula Sáenz de Tejada Garrido, alumna de 3ºESO D, en una crónica muy personal que ha titulado Barcarrota: Curvas, 21, libros y alturas. Curvas (las del camino), 21 (el número de la casa del hallazgo), libros (y, en particular, El Lazarillo) y alturas (las del castillo):

Barcarrota: Curvas, 21, libros y alturas

Paula Sáenz de Tejada Garrido (3º ESO D)

Llegué al instituto bastante temprano y tuve que esperar a mis compañeros y a las profesoras que nos acompañarían en esta jornada. Ya en el autobús se respiraba una atmósfera muy animada y todos nos deslumbrábamos con nuestras propias sonrisas. Música, juegos y risas eran nuestros fundamentales entretenimientos para que el viaje fuera más ameno. Rueda que te rueda, curvas y más curvas, llegamos a nuestro destino: la localidad de Barcarrota. Se trataba de un pequeño y pintoresco pueblecito situado a unas dos horitas de Mérida. En cuanto aparcamos salimos a una placita, donde nos esperaba el encargado de la biblioteca. Era un hombre joven con su barbita y ojos marrones y vestía de manera bastante informal. Me inspiró seguridad y energía. No pude evitar mirar a todos lados escrutando cada rincón de esa parte del pueblo. Conforme íbamos andando por las calles, más se notaba el embriagador aroma de Barcarrota. Las casas blancas nos invadían con timidez y nos engullían con voracidad hasta que llegamos a la estatua de Hernando de Soto, un gran explorador. Tras explicarnos brevemente su historia, proseguimos nuestro camino hacia una nueva plaza. El portal 21 estaba allí ¿Qué hay de especial en ese domicilio? Allí se encontraba la casa de médico judío converso de la época de la Inquisición, y, dentro de ella, se encontró una biblioteca oculta en cuyas estanterías había un ejemplar de una edición desconocida de El Lazarillo de Tormes.

Antes de llegar hasta este insólito lugar pasamos por una judería. Su blancura desprendía limpieza y pureza. Poco después, fuimos a ver una preciosa arquitectura: un iglesia asimétrica, la iglesia parroquial de Santa María del Soterraño. Oficialmente, terminamos la ruta enfrente de la biblioteca, donde nos enseñaron una copia del libro mencionado antes; no obstante, el bibliotecario decidió llevarnos a la torre más alta de Barcarrota. Desde arriba se podía ver todo el pueblo. A continuación, tras pasar por la plaza del pueblo, volvimos al punto de llegada donde nos dejaron explorar un frondoso parque. Minutos después, nos subimos al autobús para dejar atrás a la pintoresca localidad con nuestras mentes saciadas de nuevos conocimientos. Fue una gran y bonita experiencia.

Anuncios
Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

En este blog iremos incorporando noticias sobre actividades puntuales de la Biblioteca, recomendaciones de lecturas, novedades... Tú también puedes participar con tus comentarios, sugiriendo compras, recomendando lecturas...

cartel_bibli

REBEX

junio 2018
L M X J V S D
« May   Oct »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: